Publicado el

UNA DIOSA LES ENSEÑO A LOS KUNAS A TEJER

En Ancestral, buscamos rescatar la herencia cultural de nuestros indígenas  con un poco más de modernidad, por esos en muchos de nuestros productos utilizamos  la mola, elemento de expresión de los indígenas Kuna; para ellos este elemento es un instrumento de tradición que han buscado mantener a pesar de los múltiples acontecimientos del mundo exterior como la época de la conquista, la  violencia, el desplazamiento, la imposición de otras culturas.

Origen de la Mola

Dentro de la mitología kuna, la diosa KABAYAÍ les enseño a las mujeres de la comunidad el oficio de tejer sus vestidos con la idea de crear una prenda diferente e irrepetible. Desde entonces, las mujeres kuna conservan la tradición de las molas donde plasman su pensamiento del mundo  el cual siempre está lleno de colorido. La mola trae diversos e infinitos motivos y diseños geométricos inspirados del sol, arco iris y las estrellas.

¿Qué es la Mola?

Es un arte textil elaborado por los indígenas Kuna de Colombia y Panamá, el cual forma parte del atuendo que identifica a la mujer. Su compleja técnica de confección consiste en la superposición de capas de tela cosidas entre sí, a lo largo de cortes que definen diseños donde contrastan formas y colores, produciendo una maravillosa pieza de gran riqueza, no solamente técnica, sino también significativa y de infinita creatividad en sus relieves.

La Mola tiene contrastantes de variados diseños y colores, los cuales pueden ser policromías o bicolor. Los motivos son abstractos y representan las fuerzas de la naturaleza.

La Mola constituye el pendón inigualable de los bordados de una raíz milenaria de la nación Kuna. Su origen representa el espíritu de la naturaleza de hoy y de ayer de la mujer Kuna.

Las Molas se tejen manualmente en telas de algodón de formas cuadradas o rectangulares y de variados colores, telas que al ser perforadas y superpuestas dan como resultado un producto de significado especial y simbólico.

La elaboración de una Mola puede durar desde 20 horas hasta el doble o triple del tiempo, según el grado de complejidad del diseño y la cantidad de capas de tela que posea.